El juego de Corazones es de los más populares a nivel mundial y en parte se lo debe a Windows. Porque ya con las primeras versiones del sistema operativo se introdujo este juego de cartas. Para todos aquellos que jugaban en solitario, podrían disfrutar de una manera nueva jugando contra la máquina.

Normalmente es la baraja francesa la indicada para el Corazones. Y es una variante de la ‘Dama de Picas’, juego también bastante conocido. Se juega con cuatro personas habitualmente y el objetivo no es otro que el de tener la menor puntuación posible.

No es complejo de aprender, aunque tenga sus trucos, pero hay cosas que tienes que tener presente. No debes quedarte con ninguna carta de corazones ni con la Q de picas. A partir de ahí vamos a ver todas las normas y reglas para poder conseguir nuestro objetivo.

 

Cómo jugar al Corazones

Como hemos visto, el fin es sencillo, quien tenga la menor puntuación al final de las manos, gana. Normalmente se juegan 10 manos o hasta que uno de los jugadores llega a 100 puntos, que es le que pierde. Después se cuentan las manos que se ha llevado cada jugador para registrar los tantos.

Se reparten 13 cartas para empezar y una vez hecho se darán tres cartas al jugador de tu izquierda. Después al de tu derecha y después al de en frente. Esto es para intentar quedarte con menos corazones; y con las cartas que te van a favorecer más en el juego.

Quien tenga el 2 de trébol es quien sale, y después todos deberán echar una carta del mismo palo. Si no tienes, en la primera ronda no podrás echar nada, en las demás, podrás hacerlo de cualquier otro palo.

Quien eche la carta más alta es quien se lleva la mano, pero esto no es positivo. Ya que, si en esa mano está el Q de picas o alguna de corazones, son las que se contarán al final de la partida. Por ello, siempre tienes que intentar echar cartas de bajo valor. Para aumentar así las posibilidades de que se lleve la mano otro.

Si tienes cartas de corazones no podrás echarlas siempre. Solo podrás hacerlo cuando alguien, o tú mismo, empieces una mano con ese palo. A partir de ahí sí se podrán echar cartas de corazones, aunque no sea el palo de la mesa.

 

Dificultad del Corazones

Aunque no se considera al Corazones un juego complicado, sí que tiene su dificultad. Pero es moderada, ya que puede jugar cualquier persona casi de cualquier edad, excepto niños que les costaría más.

Pero solo necesitarás un par de partidas para cogerle el tranquillo. Al principio seguro que te quedas con corazones de más. O acabas con más cartas de las que pretendías. Pero como casi cualquier juego, solo tienes que probar e ir viendo la combinación perfecta.

 

Trucos para ganar al Corazones

Uno de los trucos más interesantes y del que hemos hablado antes; es el de quedarte con las cartas más bajas para el final. De este modo, al menos te aseguras de ganar las últimas partidas donde suelen acumularse los corazones. Si echas tus cartas bajas al principio, es posible que te libres de la Q. Pero si dejan los corazones para el final y solo puedes echar de 8 o 9 para arriba; es posible que tengas complicado ganar.

Otro dato a tener en cuenta es cuando se reparten las cartas. Ya que tienes que dar tres cartas a otro jugador, intenta que sean corazones altos. Si te quedas con los bajos, tendrás más posibilidades de que otro jugador se lleve la mano. Así te librarás de ellos cuando no lo esperen.

El último, y no por ello menos interesante. Es que, si en una partida mala acabas con los 13 corazones y la Q de picas, no está todo perdido. Porque tienes la posibilidad de restarte 26 puntos o bien dárselos a cualquier otro jugador. Pudiendo así seguir la partida sin que acabe en desastre.

 

Juegos de casino