El Tute es sin lugar a dudas, uno de los juegos más conocidos y populares en España. Aunque lo cierto es que no nació aquí, sino en Italia, donde la baraja es muy similar a la española. Por supuesto, existen variaciones como el Tute rata, el Tute cabrero o el Tute Subastado. Pero hoy nos centraremos en contar cómo jugar al Tute original.

El objetivo del juego es sencillo, la meta es sumar puntos. Se puede jugar entre dos personas, tres o cuatro por parejas, que es la forma más habitual. No pueden hacerse señas de ningún tipo; y para ganar se deberá tener más puntos que cada una de las personas contrarias.

Ahora vamos a entrar en detalle para aprender a jugar y descubrir por qué es tan popular.

 

Cómo jugar al Tute

Lo primero que se ha de conocer es el valor de las cartas. Cada una de ellas tendrá una puntuación diferente y es lo que va a ser determinante a la hora de ganar. Por ejemplo:

  • El As es la carta con más valor, sumando 11 puntos.
  • El tres vale 10 puntos.
  • El rey 4 puntos.
  • El caballo serán 3 puntos.
  • Y la sota tendrá un valor de 2 puntos.

El resto de cartas no tienen ningún valor en este juego, así que tenlo muy en cuenta.

Sabiendo esto, solo queda repartir las cartas entre todos los jugadores; que recordamos, no se pueden hacer ninguna seña entre sí. La última carta se levantará y e indicará cual es el palo que va a pintar la partida.

Esto quiere decir, que cualquier carta de ese palo, por ejemplo ‘Espadas’ ganarán a la de cualquier otro. Ya sean de menor valor, o no tengan ninguno. Una vez repartidas todas, empezará a jugar el primer jugador en recibir las cartas. También hay mucha gente que empieza jugando por quien tenga el 2 de oros.Se deja al gusto de los jugadores.

Una vez comenzando el juego y de izquierda a derecha; el siguiente jugador deberá superar el número de la carta que esté en la mesa. Si no tiene ninguna carta con valor mayor, tendrá que echar una del mismo palo. En caso de no tener ninguna carta con valor mayor o del mismo palo con un número más alto, “fallará”. De este modo pasará su turno al jugador siguiente.

Gana la mano el jugador que finalmente haya echado la carta con el valor más alto y ninguno pueda superarla. Las cartas en la mesa son recogidas por el equipo que ha ganado. De este modo al final se contarán los puntos de cada mano o baza. Ganando la pareja que más puntos acumulados tengan.

 

Dificultad del Tute

Como podemos ver, la dificultad del Tute no difiere mucho de otros juegos similares como el Mus o el Culo. Aunque siempre se pueden tener variaciones algo más complejas, no es un juego muy confuso.

Normalmente con una o dos partidas ya se coge el ritmo en el juego. Como cualquier modalidad de cartas, solo hace falta cogerle un poco de práctica.

 

Trucos para ganar al Tute

Hay ciertos trucos que seguro te conviene conocer a la hora de ganar al Tute. Por ejemplo, no solo pueden sumarse puntos contando las cartas normalmente. También se pueden añadir extras cantando las 40, las 20 o Tute.

  • Cantar las 40. Cuando alguno de los miembros del equipo, dispone en su mano del rey y del caballo del palo que pinta. Esto ocurrirá con la condición de ganar la primera baza.
  • Cantar las 20. Sucede cuando se tiene el rey y el caballo de cualquier otro palo del que pinta. Se puede cantar siempre que se gane una baza.
  • Cantar Tute. Se canta cuando se tiene o los cuatro reyes o los cuatro caballos, siempre después de ganar una baza. Puede ser de cualquier palo.

Esta ultima es la jugada maestra que probablemente te de la partida, aunque es complicado tenerlos.

Después de acabar con las cartas se suman todas las acumuladas de cada pareja en cada baza. Y se agregan 10 puntos de monte, que se obtienen si se gana la ultima baza. Y por supuesto, la pareja que ha conseguido más puntos, gana.

 

Juegos de casino