Análisis de La Zanga

La Zanga, también conocido como el “póker malagueño”, es un juego original de la provincia de Málaga. Se juega con la baraja española y se originó alrededor del siglo XVII en Antequera, un pueblo de Málaga. Allí todavía se juega de manera activa en muchas localidades cercanas, incluso se celebran torneos de manera habitual. Es también muy jugado en las islas Canarias, aunque las reglas varían un poco.

El juego tradicional de la Zanga se juega con 4 jugadores y por parejas. Cada pareja tiene al inicio del juego 16 piedras o vales, por lo que hay 32 en total. El objetivo del juego es que una pareja consiga todas las piedras. “Los Zangueros” intentarán todo tipo de estrategias para robarles las piedras a sus contrincantes. Es por eso por lo que se dice que es un juego parecido al póker.

 

Cuánto vale cada carta en la Zanga

Antes de empezar a explicar cómo jugar a la Zanga, debemos conocer el valor de las cartas. Esto no es nada sencillo, ya que hay muchas variaciones durante el transcurso del juego que cambian el valor de las mismas. Esto hace de la Zanga un juego algo complejo de entender. Este es el valor de las cartas:

  • El As de espadas, llamado “espadilla” es la carta de más valor.
  • Hay dos grupos de cartas. En uno están los oros y las copas y en el otro, los bastos y las espadas. En el primer grupo las cartas más bajas tienen más valor, y el segundo las que más valor tienen son las altas. Hay un dicho durante el juego que se repite a los novatos: Oros y copas ganan las más pocas, espadas y bastos ganan los más altos.
  • En el primer grupo la segunda carta con más valor, llamada “la malilla” es el 7. En el segundo es el 2.
  • El uno de bastos es la tercera carta con más valor y se le llama “el bastillo”.
  • El 1 de oros y el 1 de copas se denominan como “el puntillo”. Son la cuarta carta con más valor siempre que se estén jugando esos palos.
  • Después de todas estas cartas vendrían la sota, el caballo y el rey de cada palo. Las cartas con menos valor van del 7 al 2, aunque varían según el grupo al que pertenezcan.
  • Si quieres ganar más piedras puedes realizar la jugada del estuche, formada por la espadilla, la malilla y el bastillo.

 

Cómo jugar a la Zanga

  1. Una vez se forman las parejas, se reparten 8 cartas a cada jugador. Se utiliza una baraja de 40 cartas para jugar, así que sobran 8 cartas que quedan en el centro y se les llama “de la zanga”. Se utilizan las cartas del 1 al 7, la sota, el caballo y el rey. En la Zanga no se utilizan los ochos, los nueves ni los comodines.
  2. Cada Zanguero se sienta frente a su pareja, con las cartas siempre ocultas para los otros jugadores.
  3. Se elige por carta más alta el jugador que repartir. Este, baraja y el jugador de su izquierda corta. Tras repartir, saldrá el jugador que tenga el 7 de espadas. Si nadie lo tiene, será el que tenga el 6 de espadas y así sucesivamente.
  4. El jugador que empieza decide el triunfo de la baza, es decir, el palo que se debe jugar esa ronda. Esto es determinante pues establece el valor de las cartas. La pareja debe compenetrarse e intuir qué cartas tiene su compañero para poder ganar.
  5. Como en el póker, los jugadores pueden decidir pasar si no quieren elegir el triunfo. La Zanga tiene un vocabulario propio que está recogido en su manual de juego. Forzosamente el último jugador deberá salir.
  6. En cada baza, el jugador que lance la carta más alta ganará. Se sucederán las bazas hasta quedarse sin cartas. La pareja con más bazas ganará la ronda.
  7. En cada ronda se ponen en juego 4 piedras, aunque pueden aumentar o disminuir según las condiciones del juego. Por ejemplo, si formas un “estuche” ganarás más piedras.
  8. Las rondas de la Zanga se alargarán hasta que una pareja sea capaz de conseguir todas las piedras.

Juegos de casino