Si hablamos de juegos populares en España, no podemos olvidarnos del Cinquillo. No sé si habrá alguien a quien sus abuelos no le hayan enseñado este mítico juego. Muy popular en épocas como Navidad. Sigue saltando de generación en generación y la razón es muy sencilla; su facilidad y su diversión.

Se pueden jugar de tres a seis jugadores, aunque lo más común es ver partidas de cuatro. Las normas son muy sencillas, igual que su objetivo, que consiste en crear palos. Esto quiere decir que, partiendo siempre de la base del 5 de oros, se formará el palo completo en vertical. Poniendo el cuatro, el tres, el dos y el As por abajo. Y el seis, el siete, la sota, el caballo y el Rey, por arriba.

No tiene mucho más misterio que esto, aunque sí que existen técnicas y tácticas para poder ganar. Ahora vamos a entrar en detalle en ello, para que puedas ganar a tu familia la próxima vez.

 

Cómo jugar al Cinquillo

Lo primero es lo primero, así que se barajan las cartas bien y se reparten a cada uno de los jugadores. Si cada uno tiene 10, entonces se empieza a jugar. Como hemos visto antes, quien tenga el 5 de oros es quien comienza el Cinquillo.

Después, en el sentido de las agujas del reloj se van poniendo cartas que complementen ese 5 de oros. Si no se tiene ninguna, se pone otro cinco de otro palo para comenzar otra escalera. En caso de no tener ninguna de esas opciones, se salta o se pone una moneda en la mesa. Esto sucede si se juega con céntimos o si tus abuelos quieren desplumarte.

La partida continúa hasta que un jugador se queda sin cartas en su mano. Aunque también puede seguir hasta que se completan todos los palos. Normalmente, como las partidas son rápidas se echan varias, así que se acumulan los puntos. Si ganas la primera partida de Cinquillo, tus puntos son las cartas que les han quedado a tus rivales. Se puede establecer un máximo de puntos, por ejemplo 15 o 20, o bien ir a cuatro o cinco partidas.

 

Dificultad del Cinquillo

Ya lo hemos podido ver, quizá es el juego más sencillo para aprender y jugar. Sobre todo, si el objetivo es jugar en familia, con mayores y pequeños, el Cinquillo es perfecto. Por eso aún hoy es uno de los juegos a los que más se juega, todo el mundo es bienvenido.

Claro que las personas más experimentadas suelen tener ventaja, pero bastará una o dos partidas para pillarlo.

 

Trucos para ganar al Cinquillo

Ya que el juego es muy mecánico, no hay muchos trucos que puedas hacer. Pero sí que existen técnicas y consideraciones que deberías tener en cuenta a la hora de jugar.

Por ejemplo, no intentes quedarte con cartas de mucho valor hacia el final. Las cartas importantes suelen ser las de en medio. Si alguien no pone un seis o un cuatro, los demás no podrán seguir poniendo.

Por lo que, si alguien se reserva esas cartas, y tú te quedas con un As o un Rey, pueden hacer que tu turno pase sin que puedas hacer nada. O bueno, poniendo dinero en la mesa, claro.

Lo bueno de esto, es que tú también puedes hacerlo. Imagina que tienes un 6 de oros. Si lo reservas para las últimas rondas, te aseguras de que en algún momento alguien no tenga cartas para echar. Porque estás bloqueando ese palo, al menos por arriba.

Si te encuentras con la situación de que siempre puedes echar cartas sin echar el seis, tendrás casi la partida. Pero ten cuidado, porque también pueden hacértelo a ti. Y, quizá si reservas mucho, al final no podrás echar carta cuando lo necesites.

 

Juegos de casino